El filósofo poeta entre la muerte y la vida (Bitácora de trabajo)

Kazuo Ohno:

“En los últimos momentos de alegría y de tristeza 

los ojos del muerto están totalmente abiertos, 

pero no ven las cosas. 

La eternidad en medio del instante. 

En ese instante, ¿qué será lo que ven los ojos? 

La muerte y el sueño sin parientes, 

La vida en la gracia de la muerte 

Y la muerte dentro de la vida 

Siguen creciendo, 

Generando vida de la fuente de la vida. 

Se genera una enciclopedia de la vida.” *

 

En mi práctica de hoy inicié viendo (¿o siendo?) los ojos de un muerto muy querido, abiertos con la eternidad entera en ellos cuando todo parecía ya terminado en este mundo. De alguna manera, y con ese punto de partida escabroso, esperaba un acto de remembranza dolorosa pero no lo fue. Mi movimiento interno fluyó directo a la vida con mucho juego y placer; en este caso, y siguiendo la palabras del maestro, fue la alegría la que absorbió el camino del entrenamiento de hoy.

Sí, su autobiografía es críptica, con tintes poéticos; tal vez haya sido así por su imposibilidad de expresar claramente sus ideas en un mundo que estuvo cultivando, en la búsqueda de la luz, dentro de la confusión y la oscuridad del Universo.

La poesía como el ensueño creativo (ensueño cósmico diría Bachelard) son parte intrínseca del Butoh de Kazuo Ohno, sus preguntas son las preguntas que sólo un filósofo poeta podría hacerse.

 

 

 

 

*(Extractos de la autobiografía de Kazuo Ohno en “Kazuo Ohno, el último emperador de la danza” de Gustavo Collini.)
Fotografía: Pintura al óleo con Kazuo Ohno en su última convalecencia. Pintor Atsushi Suwa http://atsushisuwa.com/gallery/g-tables/ohno/o-top.html
(Estos textos son parte de mi bitácora de trabajo de entrenamiento diario. En mi estudio los escribo a partir de lo que leo, recuerdo y exploro; en donde la filosofía de la vida y la práctica del arte me mantienen a flote en el proceso de creación de una personal concepción práctica del Butoh.)

#Butoh #KazuoOhno #muerte #técnicadeButoh #poesía #filosofíadelButoh

Anuncios

My impressions on “Period” Natural Physical Poem. A walking-Butoh performance by Mushimaru Fujieda at Un Teatro In Mexico City.

I watched Mushimaru Fujieda’s Butoh for first time 5 hours before this performance and I can say that the difference was astonishing between one another.

At 1 pm on Saturday he presented, with the people from a short workshop he gave the day before, a Butoh demonstration at Museo Nacional de las Culturas in Mexico City Downtown and what I saw there was a very basic taste of what Butoh could be: a long slow-motion walk with a very curious, playful performer showing good skills in balance, face gestuality and very deep eyes. But five hours later at Un Teatro his performance “Period” was much more interesting and it totally showed me why he calls himself a “physical poet”.

 

IMG_8759
Mushimaru Fujieda. Museo Nacional de las Culturas. Mexico City. December 2nd, 2017. (Photograph by Gustavo Thomas © 2017)

 

As the description of the performance says, it was an almost hour-long walking-Butoh where I could see and experience a gradual, little by little, step by step transformation from an almost empty body doing a heavy – and almost painful – slow-motion walk, into a living human being with a deep richness of images and emotions in motion within him. The first steps of the long walk were like listening to someone babbling, trying to make sense of his own universe. Working masterfully with the tempo on stage, Fujieda was carrying us, the spectators, with him in his walk. Every detail of his movement started to make sense in our own individual perception, every detail started to have a real repercussion in our inner movement like it were a peaceful contemplation or meditation. In the final part, we found ourselves immersed in the words of the recorded poem we were listening to, parts of it in English and parts in other languages, experiencing the mess of feelings and ideas he was producing and that we shared as human beings living in this time and place. In that moment, he had literally become a “Natural physical poem” for me.

Obviously, Mushimaru Fujieda, is not interested in making himself any concessions in doing a spectacular performance of his work; he never tried to trick us, the spectators, to feel another – theatrical – reality. He was basically “writing” in his own slow way, becoming with that a kind of poetic magnet on stage.

The second part of the show was an improvisation together with a very skillful guitarist, but I have to admit that I considered the first part of “Period” as the night’s most interesting.

In two weeks I’ll be taking his workshop in Pátzcuaro, Michoacán, and I am very thankful I decided to do that before moving away from Mexico once more.

“Period” has one more show at Un Teatro today, Sunday, at 6 PM. There will also be another workshop and performance at the Templo Budista Ekoji (a Buddhist Temple) in the coming days here in Mexico City.

Mushimaru Fujieda came to Mexico thanks to the work of Sakiko Yokoo and Espartaco Martínez.

Gustavo Thomas (© 2017)

 

#Butoh #MushimaruFujieda #Performance #UnTeatro #MuseoNacionaldelasCulturas #MexicoCity #PhysicalPoet

La mariposa camina (Bitácora de trabajo)

 

Kazuo Ohno: “El hombre va caminando y la mariposa vuela desde el cielo a la tierra y nuevamente hacia el cielo. Me impactaba tanto su belleza que me olvidaba de ponerme la máscara. Deseaba comprobar si yo veía la mariposa del anverso o del reverso. Caminata. Camina el hombre, camina la mariposa; allí nació la vida.”  *
Image result for Butterfly walking
Entrenamiento:
Desde el principio pienso en la filosofía de la transmutación dentro de la concepción creativa de Kazuo Ohno, pero tengo la seguridad que, como con la flor, no se trata de transformarme en una flor o, en este caso, en una mariposa. No sé si sea asumirla o dejarme poseer por su imagen en mi.
Estando de pie tuve la imagen de una -mi- mariposa volando, buscando no seguirla con los ojos, sino sabiéndola ahí, usando sus alas; mi cuerpo reaccionando libre, con la mariposa en mi cuerpo, adentro volando, en mis pies posándose y entrando a mí.
Este cuerpo -inmensamente pesado para una pequeña mariposa- no puede volar pero ella lo mueve, hace volar mis ojos y mis pensamientos, a veces mis dedos de las manos y hasta las manos mismas. Esta mariposa es ya la dueña de mi movimiento y no sé cuándo llegaron sus alas a ser mías o cuándo se fueron de mí; tuve antenas y el color de mi cuerpo fue como el color de su camuflaje natural.
Descubrí que no deseo ser la mariposa, que ese no es mi objetivo; en la fascinación que ejerce en mí me transforma parte por parte y nunca sería yo toda ella entera. Sigo siendo el hombre que camina, en esa pesada gravedad imposible de olvidar, y vivo la mariposa que camina con estos mis enormes pies pesados.
Mi vuelo está presente, a veces en mis alas, a veces solo en mi sonrisa o en mis labios.
Cuando camina mi yo hombre camina también la mariposa.
 

*(Extractos de la autobiografía de Kazuo Ohno en “Kazuo Ohno, el último emperador de la danza” de Gustavo Collini.)

Fotografía: Kazuo Ohno. Admirando a la Argentina. Foto por Emidio Luisi.

(Estos textos son parte de mi bitácora de trabajo de entrenamiento diario. En mi estudio los escribo a partir de lo que leo, recuerdo y exploro; en donde la filosofía de la vida y la práctica del arte me mantienen a flote en el proceso de creación de una personal concepción práctica del Butoh.)

#Butoh #KazuoOhno #transmutación #técnicadeButoh #mariposa